Reto superado. Thelma Ceballos-Meyers

(Reading time: 5 - 9 minutes)

Reto superado. Thelma Ceballos-Meyers

Por AnaMaria Bech

Thelma Ceballos-Meyers es el agente número uno de State Farm en Louisiana; un gran logro para cualquier agente de seguros, y uno mayor aún para una latina que venció todas las adversidades después de convertirse en madre adolescente. Lo más probable es que hayas visto una de las vallas publicitarias con su nombre y su rostro. Pero lo que no sabes es que para llegar hasta ahí, y lograr el reconocimiento y el éxito, Thelma ha pasado grandes sacrificios.

"Hice todo al revés", afirma Ceballos-Meyers, refiriéndose al orden en que sucedieron los eventos de su vida: tener un bebé a los 16 años, terminar la preparatoria dos años después y casarse años más tarde. "No me convertí en una estadística", es lo que reflexiona orgullosamente sobre sus logros, y pensando en lo que sucede con muchas otras madres adolescentes.

Ceballos-Meyers es una persona muy enérgica y siempre tiene una gran sonrisa. Es una jefa práctica que te recibe en la oficina, te sirve agua, contesta los teléfonos y cierra la oficina. Incluso después de haber conseguido estabilidad en su negocio, y una buena posición financiera, sigue llegando temprano, y se queda hasta tarde, si es necesario. Cuando el negocio esta lento, se une a su equipo y sale a repartir publicidad puerta por puerta en volantes, para lograr nuevos clientes. Ceballos-Meyers no se queda quieta.

Conoció a su esposo Craig Meyers cuando trabajaba en el Departamento del Alguacil. Después de haber estado ahí varios años, se preguntaba qué más podría hacer para mejorar sus finanzas. Intentó ser asistente médica, pero limpiar heridas no era para ella. Lo que realmente le interesaba era ser taquígrafa de la corte, pero las clases se cancelaron porque la inscripción era baja.

En ese punto, llegó para trabajar como secretaria en una agencia de State Farm. Siempre fue la persona más trabajadora en la sala. Ceballos-Meyers siguió buscando una manera de llevar más dinero a casa.

"Cuando te digo que no podía comprar chicles, eso es un eufemismo”, comenta Thelma. Como madre soltera, tuvo que esforzarse mucho para mantener a su hija Jessica. Durante muchos años tuvieron apenas lo suficiente para vivir. "Las personas viven un estilo de vida que no pueden costear, pero omiten lo más importante”, reflexiona Thelma. Y para ella, la prioridad era una buena educación para su hija. Eligió pagar un colegio privado, y renunciar a lujos para sí misma, como un mejor auto o un bolso costoso.

Ser una madre joven la centró. Salir no era una opción, porque a pesar de que encontraba apoyo total en sus padres y abuela para ayudar a su hija, solo la cuidaban para actividades relacionadas con el trabajo y los estudios. Cuando sus amigos salían, Ceballos-Meyers estaba en casa pensando cómo balancear un presupuesto.

Mientras trabajaba en State Farm, Ceballos-Meyers comenzó a darse cuenta de que los agentes podían ganar buenos salarios. En su exjefe encontró un mentor y una voz de aliento, que le recordaba que tenía todas las capacidades para convertirse en una agente exitosa. State Farm pagó por su educación, y así pudo asistir a la Universidad de Tulane, donde obtuvo una licenciatura en Administración de Empresas y Mercadotecnia. 2007 fue el año en que se graduó, y el año en que se convirtió en agente de State Farm.

La nueva agente recibió mucho aliento y apoyo de su jefe, pero también escuchó muchas alertas de peligro de otros agentes en relación a intentar abrir una agencia propia. “Me decían: No hay clientes. Y yo decía; Déjenme descubrirlo por mi propia cuenta”, recuerda. Ceballos-Meyers se había dado cuenta de que en su área no había nadie sirviendo al mercado hispano. Después del huracán Katrina, había infinidad de preguntas sobre las pólizas de seguros. La gente, incluida ella misma, estaba completamente confundida con las coberturas. Además, notó que las personas en la comunidad hispana estaban totalmente perdidas. De esta forma, estaba lista para satisfacer una necesidad y, al mismo tiempo, cumplir su misión: Educar a su comunidad.

"State Farm me dio la oportunidad, y estaba dispuesta a superar a cualquier otra persona a la que se lo entregarían”, puntualizó Thelma. El 1 de diciembre de 2007, pocos meses después de convertirse en agente, abrió las puertas de Thelma Ceballos-Meyers State Farm Agency, junto con tres empleados de tiempo completo y su hija, que trabajaba medio tiempo.

"No había ninguna agente Latina en State Farm. Soy la primera, y la única después de 10 años. Desde el primer día, nuestra meta fue educar a nuestros clientes sobre sus políticas y los servicios financieros”, expresa Thelma. Sabía que su abuela y su madre eran conocidas en la comunidad, y por eso, las llevaba a todos sus eventos. Así fue como Ceballos-Meyers comenzó a posicionarse en el mercado. Ceballos-Meyers cree en el reconocimiento de la marca y, desde el principio, hizo publicidad en varios medios mientras patrocinaba eventos comunitarios.

Después de solo tres años en el negocio, abrió las puertas de su nueva y hermosa instalación, en el 501 de la Avenida Whitney, donde la agencia ha operado durante los últimos siete años. Su equipo ahora consta de siete empleadas de tiempo completo, que brindan servicio en inglés, español y vietnamita. Además de las pólizas de seguro de automóvil, vivienda, propiedad, negocios, vida y salud, la Agencia Thelma Ceballos-Meyers de State Farm también ofrece servicios financieros.

Ceballos-Meyers recuerda los primeros años, con días de trabajo de 12 a 14 horas. Ella bromea acerca de cuando iba al trabajo a las siete de la mañana y se quedaba unos momentos dentro de su carro rezando y llorando para que todo saliera bien durante la jornada, antes de entrar a la oficina.

Contar con el apoyo de su esposo fue clave para su éxito. Ella se asegura de darle crédito a su esposo, Craig. "Sabía que no comía a veces porque estaba muy ocupada, así que me traía el almuerzo”, rememora Thelma. Juntos, iban a limpiar la oficina todos los domingos, y si se necesitaba alguna reparación, "Craig era mi chico para arreglarlo". También se siente agradecida al contar con un gran equipo. "El equipo lo es todo. No puedo hacer esto por mi cuenta", afirma. Además, asegura que, si alguien de su equipo decide abrir su propia agencia, ella con gusto compartirá sus conocimientos. Pero, esencialmente, "lo más importante es recordar que se necesita mucho trabajo", afirma.

Su positivismo y su energía son cualidades evidentes en Ceballos-Meyers. Para aliviar el estrés mental del trabajo y mantenerse en forma y saludable, empieza su día con ejercicio, todos los días. Comenzó a participar corriendo en maratones a los 40 años. Ahora que su equipo está establecido, y el negocio está estable, Ceballos-Meyers dedica más tiempo a su gusto, y entrena y compite en triatlones, una pasión que comenzó a los 44 años. "Cuando estás rodeado de personas que hacen ejercicio y que compiten, notas que ellos son mucho más positivos que las personas que no lo hacen. Su perspectiva de la vida es muy diferente, y admiré eso, así que quise ser como ellos y comencé a hacer triatlones”, comenta Thelma.

Ceballos-Meyers no sabía nadar bien entonces, así que le pidió a una señora en su gimnasio que le diera algunos consejos. Se aventuró en su primer triatlón, donde tuvo que nadar 300 yardas en una piscina. "Estaba agotada", ríe al recordarlo, y agrega que todavía faltaba la parte de ciclismo y atletismo. Pero como con cualquier otro desafío en su vida, lo superó, y ahora compite en toda la región.

Aprender siempre cosas nuevas y desafiarse a sí misma es la forma en que Ceballos-Meyers logra las cosas en la vida. Al buscar maneras de ayudar a sus clientes, descubrió los descuentos de AARP. Cuando se dio cuenta de que no había instructores voluntarios de AARP en el Estado de Louisiana, ella se hizo cargo, Pasó tiempo en el entrenamiento, y se convirtió en uno. Ofrece sus horas de descanso limitadas para brindar clases gratuitas a adultos de 55 años o más, que obtienen un descuento de 3 años solo por asistir a la clase. "¿Qué agente se toma el tiempo para decirle a su cliente que si toma la clase puede ahorrar dinero?", pregunta Ceballos-Meyers, agregando que la experiencia le ha ayudado a conocer mejor a los clientes y que la gente ve su disposición para ayudar.

Ceballos-Meyers apoya a la comunidad de muchas maneras. Ha servido en las juntas de varias organizaciones, entre ellas, la Fuerza Laboral de Jefferson, la Cámara de Comercio Hispana y el Consejo de Diversidad de AARP, entre otros. También apoya muchas iniciativas comunitarias de caridad.

Ceballos-Meyers pasa por un momento feliz. Después de todo el sacrificio durante su juventud para mantener a su hija, ahora puede dedicarse a sus pasatiempos. Ella es una abuela atípica de tres, que disfruta pasar tiempo con su familia. La nativa de New Orleans es la menor de dos hermanos de padre guatemalteco y madre nicaragüense, que disfruta viajar y asistir a festivales. Le encanta bailar, aunque no tiene la oportunidad de hacerlo tan a menudo. Le gusta comer saludable, pero no puede resistirse a un desayuno guatemalteco con chirmol, frijoles negros y tortillas hechas a mano.

Su objetivo es mantener su compañía a flote e invertir de manera inteligente para asegurar que en un futuro pueda retirarse decentemente. Thelma enfatiza la importancia de la planificación para la jubilación y está dispuesta a guiar a las personas en ese sentido.

"A Thelma de verdad le importa", dice Ceballos-Meyers cuando se le pregunta qué debería saber la gente sobre ella. Sabe la importancia de recibir el consejo correcto y obtener una mano amiga. "Honestamente quiero ayudar. Si puedo ayudar dentro de lo razonable, lo haré”, puntualiza.

 

Featured Articles

Archive

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
Prev Next

Publisher's Note

It’s 2019!

This is the first time we start a calendar year, and here at VIVA NOLA Magazine, we are so excited about what's coming in 2019. We are fully energized to take on the new year, especially because of new partnerships that are taking place.

Partnering with New Orleans institutions is a big deal for us because they are a testament of how the community in general has embraced our bilingual content, and how we are achieving our mission of connecting communities and crossing over markets. We begin this year planning a special event for late Spring that I think New Orleans residents will absolutely enjoy. I cannot wait to share the details as everything starts taking shape.

With that being said, there are many things that come up between publications, so I highly encourage you to connect with us via social media to stay in the know and find out what we are doing first. We are on Facebook, Twitter and LinkedIn as @vivanolamag, and on Instagram you can find us as @viva_nola. Our main goal for the year is to share and connect more with our audience. We will continue to work hard to become essential to our amazing community.

For now, let the King Cake season and the Mardi Gras countdown begin!

Looking forward to a fun 2019,

AnaMaria