fbpx

¡Muévete!

Por Christopher Ard

La movilidad siempre ha sido un problema para los humanos. Nuestros antepasados solían llevar cosas de un lado a otro hasta donde su fuerza lo permitía; hasta que alguien inventó la rueda. La rueda transformó a la humanidad, pues la gente ya no tenía que cargarlo todo, pues era más simple rodarlo hasta donde tenía que llegar.

Cientos de años pasaron, y el hombre comenzó a alimentar sus máquinas con vapor, carbón y madera. Se inventaron las bicicletas y la gente podía pedalear por toda la ciudad. Luego, Henry Ford inventó la línea de ensamblaje, y comenzó a producir automóviles que casi todos podían comprar. Por supuesto, el hombre no estaba únicamente atado al suelo. Los seres humanos despegaron gracias a avances en física e ingeniería. Por medio de todos estos inventos ahora podemos llegar a la mayoría de los lugares del planeta, algo que para nuestros antepasados era impensable. Para ellos, su sueño más inminente era lograr transportar agua desde el río hasta sus aldeas en jarras sobre sus cabezas.

Todos estos avances influenciaron cómo y dónde nos establecimos. La mayoría de las principales ciudades están localizadas cerca de un río o de un océano, que son las autopistas originales del mundo. Pero a medida que los medios de transporte mejoraron, pudimos establecernos en lugares como Las Vegas y Denver, aunque estos lugares estuvieran alejados de las fuentes de agua.

La apariencia de nuestras ciudades está ligada al transporte y a la densidad. Si su ciudad se desarrolló en la década de 1900, en su diseño se incluyeron grandes autopistas para el tráfico de automóviles, y por esta razón, es probable que la movilización sin un automóvil sea difícil.

Las probabilidades de que la población sea obesa son más altas en este tipo de lugares, porque la gente camina menos. Si su ciudad se estableció antes de la invención del automóvil, como Nueva Orleans y la mayoría de las ciudades de América Latina, notará que predominan las calles estrechas, casas más pequeñas, y vecindarios diferentes, porque la gente estaba acostumbrada a vivir en un área más limitada.

Mientras escribo este artículo, me dirijo a Florencia, en Italia y a Berlín, en Alemania, dos de las ciudades más antiguas y densas en Europa. A mí me gusta visitar estos lugares, porque me permiten caminar fácilmente por todas partes, y sin necesidad de alquilar un automóvil, puedo caminar y ver todo lo que la ciudad tiene para ofrecer.

Por suerte, vivo en Nueva Orleans, que me brinda las mismas ventajas en mi vida diaria. Vivimos en una pequeña gran ciudad con todas las comodidades de una ciudad grande, pero en un área compacta. Cuando el clima es agradable, puedo ir caminando al trabajo, o al Barrio Francés, o simplemente a tomar una taza de café. Además de liberar la tensión, el ejercicio es bueno para el corazón y me ayuda a mantener mi peso, aunque probablemente podría perder un poco más.

Quienes hemos vivido aquí desde antes del 2005, podemos notar un cambio drástico en el transporte urbano. Antes, las únicas opciones de transporte eran un vehículo personal o el autobús, pues los tranvías eran exclusivos para el área de Uptown y no transitaban cerca de nuestras casas o en otros barrios. Hoy en día, la ciudad de Nueva Orleans cuenta con más de 100 millas de carriles para bicicletas. Recientemente, se instalaron postes para estacionar las bicicletas, y se han implementado medidas extras de seguridad para proteger a transeúntes y ciclistas.

Es cierto que algunas personas se quejan de esta nueva incorporación a la experiencia de conducir en Nueva Orleans, pero como todas las demás ciudades, debemos cambiar.

Tómese un tiempo para conocer los nuevos métodos de transporte disponibles en Nueva Orleans y verá lo similares que somos a ciudades de América Latina y Europa. Alquile una bicicleta azul y visite el nuevo Moon Walk a lo largo del río, o tome el tranvía desde los cementerios hasta el centro de la ciudad. Recorra Mid-City en el sendero exclusivo para peatones y ciclistas llamado Lafitte Greenway.

El otoño ya casi puede sentirse, así que ¡Salga a la calle y disfrute de su ciudad, ahora más amigable para los peatones!

Featured Articles

Archive

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
Prev Next

New Orleans Premier Bilingual Magazine