fbpx

El Nuevo Museo de los Niños

El Nuevo Muiseo de los Niños

Por Luis Rodrigalvarez and Marcella Escarfuller

Cuando sonó el teléfono con el número del Louisiana Children’s Museum (LCM), pensé que sería para recordar la renovación de mi membresía. Sin embargo, en el otro lado estaba Allison Stouse, la directora del proyecto del nuevo Museo, pidiéndome que tradujera los carteles de las nuevas actividades. Fue así cómo empecé a ser testigo de los pasos finales de la transformación del Museo que pasó de ser un edificio de ladrillo en el centro de la ciudad a convertirse en un referente arquitectónico en City Park, el parque municipal de New Orleans.

Durante casi un año y medio, me llegaban poco a poco los detalles de cada nueva actividad del museo. Todas ellas llevaban el sabor de Luisiana y los colores de Nueva Orleans.

Poco después de la inauguración, Julia Bland, directora general del Museo de los Niños en Luisiana, conversó conmigo y con VIVA NOLA Magazine y nos contó todo sobre el nuevo museo. La oficina de Bland, se fusiona con el parque gracias a sus grandes ventanales que permiten una vista a la laguna y al jardín de hierbas de las afueras del museo. Bland, quien lleva más de 20 años al mando del LCM como directora general, revela que la revitalización del museo ha estado en proceso desde hace más de trece años. “Después de Katrina, todo el mundo tenía grandes ideas y quería cambiar lo establecido anteriormente: el sistema educativo, el sistema de salud, los barrios, la gestión de los recursos fluviales. Nosotros también decidimos pensar de manera diferente y convertirlo en algo bello que ayudara al desarrollo de los niños desde su más temprana edad. Ahora colaboramos con otras organizaciones que están dedicadas al bienestar de los niños pequeños. Por ejemplo, Tulane Pediatrics, Tulane Institute of Infant and Early Childhood Mental Health, Children’s Hospital, LSU AgCenter y con el Policy Institute for Children que comparte este espacio con nosotros”

 

El museo es muy diferente del lugar que solía ocupar en la calle Julia de Nueva Orleans. Hay exposiciones totalmente nuevas que hay que conocer, pero también se han renovado algunos clásicos favoritos que hay que revisitar. “Todos adoran la mesa de arena y agua, la máquina de bolas cinéticas, el estudio de grabación y, por supuesto, el mercado,  y las burbujas que también eran muy populares en la ubicación anterior. Lo realmente nuevo es poder ofrecer actividades al aire libre. Tenemos un área grande con arena para los más pequeños, el huerto para cultivar y enseñar, para poder caminar, para explorar la naturaleza circundante e incluso un aula flotante para enseñar lecciones en el medio de la laguna”

 

La visión de Bland para el museo no es solamente educar y entretener, sino crear un impacto duradero en la comunidad en general.  “Si invertimos de manera diferente en nuestros jóvenes, tendremos resultados muy diferentes en nuestra comunidad. Y tras la inauguración de las nuevas instalaciones, es ahora cuando realmente comienza nuestro trabajo”

 

LCM está comprometido no solo con la educación de la primera infancia, sino también con el medio ambiente y la sustentabilidad. El edificio cuenta con la certificación LEED Silver (una certificación en construcción sostenible), alberga una cuenca para la recolección de agua de lluvia, la plantación de bio-islas y numerosas plantas indígenas, y alberga el Café Acorn, un restaurante que utiliza todos los desechos orgánicos para el compostaje. 

Con la apertura de sus nuevas instalaciones, el museo ha nombrado cuatro áreas principales de enfoque para sus programas educativos: énfasis en alfabetización temprana, sostenibilidad e impacto ambiental, salud y bienestar, y artes y cultura. Las exhibiciones y programas de LCM resaltan la importancia de los primeros años del desarrollo infantil, siendo la alfabetización primordial para ese desarrollo. 

 

LCM también eligió centrarse en la ubicación de la ciudad en el delta del río Mississippi, entre pantanos y humedales, para enseñar a los niños y a la comunidad sobre la importancia de nuestro medio ambiente y la necesidad de preservarlo y protegerlo, destacando la importancia de la sostenibilidad de los ecosistemas a través de una buena administración del agua. Además, como parte de su misión, el museo ha implementado programas que educan sobre la importancia de la nutrición y los beneficios de una dieta local y sostenible. Y finalmente, de acuerdo con la cultura de Nueva Orleans, el museo celebra la gran herencia cultural que tenemos en Nueva Orleans y Luisiana, y con una gran riqueza musical y culinaria.

Al proporcionar señalización en un idioma adicional (en este caso, español), el museo demuestra su intención de incluir familias diversas y hacer posible que padres y educadores exploren completamente cada actividad que ofrece en un idioma alternativo. Es importante que el Louisiana Children’s Museum eduque y apoye a toda la familia. El museo va más allá de ser una experiencia solo para los más pequeños. Los adultos también disfrutan participando con los niños, explorando y aprendiendo juntos.

 

Las nuevas instalaciones del museo y su misión renovada, sin lugar a duda han revitalizado por completo la organización. Desde que abrió sus puertas en el City Park el 31 de agosto de 2019, el museo recibe un promedio de 900 visitas por día, cada visita dura un promedio de cuatro horas. Las membresías se han triplicado desde la inauguración, lo cual confirma el valor de los programas educativos y el aprendizaje integrado de la familia de LCM.

Visite www.lcm.org para encontrar información sobre los muchos programas y actividades que ofrece LCM. El museo está abierto de martes a sábado de 9:30 a.m. a 4:30 p.m. y los domingos de 11:30 a.m. a 4:30 p.m. La entrada general es de $ 14 por persona para adultos y niños de 12 meses en adelante.

Featured Articles

Archive

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
Prev Next

New Orleans Premier Bilingual Magazine